Círculo Cívico de Opinión
Contactar con el Círculo Cívico de Opinión El Cïrculo Cívico de Opinión en Youtube El Círculo Cívico de Opinión en Twitter
Inicio Razón de ser Socios Cuadernos y posiciones Circulares Prensa Los socios opinan Noticias Contacto
Los socios opinan
Esta sección recoge artículos recientes publicados por los socios del Círculo Cívico de Opinión, que no representan la posición de este, sino solo la de sus autores.
Juan Francisco Fuentes. Cataluña: Paz por territorios
https://elpais.com/autor/juan_francisco_fuentes/a

El País
 
Para salir del bucle nihilista en el que estamos hace falta restablecer toda la presencia del Estado que sea compatible con una autonomía y una Constitución reformadas. No hay que dar otro paso atrás y ceder a la presión independentista.
 
Más allá de la intentona independentista
http://www.circulocivicodeopinion.es/download/pdf/ArticuloSMM.pdf

El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho
 

Artículo que encabeza el número 71-72, octubre-noviembre, de El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho, revista editada por Iustel y dirigida por el profesor Santiago Muñoz Machado, con el título “¿Cataluña independiente?”, donde se contienen otras 40 contribuciones sobre el tema de destacados especialistas del mundo del Derecho, entre ellos los de los también socios del Círculo Cívico de Opinión, Francesc de Carreras y Araceli Mangas Martín.

 
Populismos
El nuevo libro de Vallespín y Martínez-Bascuñán
 

Enlazando con su contribución al Cuadernos 19 del Círculo Cívico de Opinión, titulado “Populismo: qué, por qué, para qué”, los profesores Fernando Vallespín y Máriam Martínez-Bascuñán acaban de publicar en Alianza Editorial el libro Populismos, donde el lector podrá encontrar un más amplio desarrollo de los argumentos allí expuestos.

 
Santiago Muñoz Machado: ¿Cataluña independiente?
http://www.elmundo.es/opinion/2017/10/11/59dd0e8ae2704ecf228b462b.html

El Mundo
 

No se producirá la independencia de Cataluña. Quiero decir que una declaración de independencia no llevará a la creación de un Estado republicano separado de España, con soberanía propia y revestido de las atribuciones correspondientes, reconocido por los Estados más importantes del mundo.

No ocurrirá porque no se dan las condiciones y porque en Europa, desde la Paz de Westfalia para acá, no se han variado nunca las fronteras, salvo acuerdo voluntario, sino en el marco o como consecuencia de confrontaciones bélicas. Y no parece que haya nadie que esté dispuesto a llevar el conflicto a ese terreno ni que ningún Gobierno responsable vaya a dar facilidades para la demolición de la unidad constitucional y la fragmentación de España.

No se producirá, por tanto, si las instituciones del Estado no se conforman con las declaraciones de los sublevados y se aprestan a evitar las consecuencias.

 
Francesc de Carreras: Los columnistas tibios
https://elpais.com/ccaa/2017/09/26/catalunya/1506439290_572653.html

El País
 

Cuando se ataca al Estado de Derecho es un error, cuando se le defiende un ataque. Siempre ven el mundo al revés. La versión que están dando una buena parte de los medios de comunicación catalanes sobre lo sucedido durante los últimos días es un modelo de cómo puede entenderse el mundo al revés.

No me refiero a los medios declaradamente favorables al separatismo sino a la prensa que aparenta ser moderada y no declaradamente partidista, aunque en la práctica, bajo una aparente equidistancia, se decanta descaradamente, en situaciones límite, del bando de “los nuestros”. Al final, y es la prueba del nueve, siempre concluyen que la culpa de todo lo que está sucediendo es de Rajoy, o de Aznar. Son los tibios en el sentido evangélico de la palabra. Así denominaba a este tipo de gente mi maestro Manuel Jiménez de Parga.

 
Juan Francisco Fuentes: Cataluña y la izquierda
https://elpais.com/elpais/2017/09/25/opinion/1506333255_622849.html

El País
 

Los nacionalismos tienen poco en común con la izquierda y el ala de esta más proclive al independentismo debe pensarse si por darse el gusto de acabar con el “régimen del 78” está dispuesta a ser cómplice de un suicidio asistido. No estoy haciendo la guerra contra Franco para que nos retoñe en Barcelona un separatismo estúpido y pueblerino. Juan Negrín, presidente del Gobierno de la Segunda República, expresó con estas palabras, en plena Guerra Civil, un sentimiento muy extendido entre las izquierdas españolas ante lo que consideraban abierta deslealtad de la Generalitat catalana hacia la República.

 
El presidente Azaña se mostró también profundamente dolido con el nacionalismo catalán por las, según él, “escandalosas pruebas de insolidaridad y despego, de hostilidad de chantajismo que la política catalana de estos meses ha dado frente a la República”. Así lo afirma en mayo de 1937 en una anotación en su diario en la que se lamenta del “despotismo personal, ejercido nominalmente por Companys, y en realidad por grupos irresponsables que se sirven de él”.

 

 
Fernando Vallespín: La utopía comodín
https://elpais.com/elpais/2017/09/14/opinion/1505408523_326263.html

El País
 

Cada cual puede hacérsela suya trasladándole los rasgos de su modelo de sociedad o sus aspiraciones frustradas. La atracción por la independencia de Cataluña no obedece solo al impulso nacionalista por dotarse de un Estado propio. La socióloga Marina Subirats nos lo explicó bien cuando asociaba su expansión en medio de la crisis económica a una "utopía de repuesto" una vez enterradas las ensoñaciones de la revolución social tradicional.

El buque llamado España se iba a pique y la creación de un nuevo Estado ofrecía a los catalanes la posibilidad de echar al mar su propio bote salvavidas y seguir a flote; por sí mismos podrían llegar a buen puerto. "Primero seamos independientes y luego ya veremos". Ahora no tocan las disputas. Los conflictos se aplazarían a otra ocasión.

Con el paso de los años y dejado atrás lo peor de la crisis, esta utopía ha ido desembocando en el imaginario social catalán en algo que recuerda a eso que H. Arendt veía como propio de los procesos revolucionarios, el proporcionar un "nuevo comienzo".
 
Libres del lastre español, el Estado catalán podía fungir como la cristalización de cualquier sueño de transformación social. Para la CUP y sectores de ERC y Podem, el acceso a una verdadera democracia popular y asamblearia; para las feministas, el fin del odiado patriarcado; para los empresarios y sus economistas de cabecera, la ideal reorganización de su supuestamente coartado potencial productivo; para los inmigrantes, su reconocimiento pleno como ciudadanos; las élites podrían distribuirse ministerios y embajadas auténticas; etc. Este es el sentido en el que es una utopía comodín, cada cual puede hacérsela suya trasladándole los rasgos de su particular modelo de sociedad o sus aspiraciones frustradas.

 

 
Santiago Muñoz Machado: Vísperas del reencuentro
http://www.elmundo.es/opinion/2017/09/12/59b6c180e2704e6c558b4581.html

El Mundo
 

Siempre ha ocurrido lo mismo desde hace no sé cuantos años. No entiendo tanta estupefacción. Además, esta vez, era más fácil de predecir que sucedería porque los preparativos han sido insolentes y la debilidad de la contraparte mayor que nunca. Estas vísperas catalanas no son como las sicilianas del 30 de marzo de 1282, pero en algo se parecen: no hay levantamiento súbito e inesperado del pueblo, como en aquella ocasión y, crucemos los dedos, no habrá víctimas mortales; pero la revuelta la han venido preparando, con cargo al erario público, unos cuantos y el objetivo es poner por delante al pueblo llano para sustituir a la Monarquía a base de algaradas y derribar el régimen constitucional vigente.

 
Santiago Muñoz Machado: Contra los bárbaros
https://amp.elmundo.es/opinion/2017/06/26/5950030e46163f15728b463d.html

El Mundo
 

Hay langosta de letrados". No recuerdo ahora si fue Quevedo o Torres de Villarroel el autor de esa delirante sentencia, pero no es preciso afinar más la cita. Quevedo los veía bajar, en Los Sueños, tan en tropel, a lomos de sus mulas, camino del infierno, que resultaba imposible a los demás condenados abrirse paso para llegar a su destino. Eran procesiones inacabables de leguleyos que habían dedicado la vida a confundir justiciables, enredar los problemas, crear pleitos o aplazar su solución, y animar la querulancia.

 
José Antonio Zarzalejos: No más frustraciones
http://www.lavanguardia.com/opinion/20170625/423670795247/no-mas-frustraciones.html

La Vanguardia
 

Secundo las tesis que propugnan acabar ya con el huero sentimentalismo como terapia al problema que plantea y se plantea en Catalunya.

 
Victoria Camps: ¿Por fin un pacto educativo?
http://elpais.com/elpais/2017/03/21/opinion/1490126436_777177.amp.html

El País
 

¿Por fin un pacto educativo? Un gran acuerdo sobre la enseñanza debería buscar la estabilidad, dejando a un lado las diferencias partidistas, y tener en cuenta que las familias y el entorno social son elementos esenciales del sistema.

 
©2017 CÍRCULOCIVICODEOPINIÓN - comunicacion@circulocivicodeopinion.es
POLÍTICA DE PRIVACIDAD - AVISO LEGAL - CONTACTO - PANEL DE CONTROL