CUADERNOS 29

Ante la nueva reforma de las pensiones

El sistema de pensiones es uno de los principales fundamentos de estabilidad y bienestar de la sociedad española. Las casi 10 millones de pensiones contributivas que cada mes, puntualmente, paga la Seguridad Social constituyen el dispositivo que ayuda en mayor medida a reducir la desigualdad social y la tasa de riesgo de pobreza y exclusión social entre los mayores.

Su eficacia redistributiva se ha puesto ostensiblemente de manifiesto durante las dos crisis económicas que hemos sufrido en este siglo, la de 2008-2013 y la del coronavirus: para muchas familias, las pensiones han funcionado como una boya que, cubriendo las necesidades más urgentes de quienes han visto caer sus rentas del trabajo, les han permitido mantenerse a flote.

Todos estos son logros de una institución diseñada hace más de 50 años como un sistema de reparto (por tanto, basado en la solidaridad intergeneracional) y prestación definida (es decir, determinada en función del salario y el número de años cotizados).

Durante este largo medio siglo, los parámetros incluidos en las fórmulas de cálculo de la pensión han sido objeto de diversas modificaciones, sobre todo, para ajustar mejor la relación entre cotizaciones y prestaciones, y retrasar la edad de salida del mercado de trabajo.

DESCARGAR

¿Le gustó este contenido? Compártalo en sus redes...