Demandar a Bélgica ante el TJUE

Artículo de Araceli Mangas Martín en El Mundo, 18/02/2021.

LOS TRIBUNALES belgas han rechazado todas las órdenes europeas de detención y entrega (ODE) emitidas desde 2017 por el Tribunal Supremo español (TS) tras los hechos que protagonizaron desde el gobierno autónomo de Cataluña el ex presidente Puigdemont y los ex consejeros Comín y Puig. Aunque las ODE de Puigdemont y Comin están pendientes del suplicatorio al Parlamento Europeo –para el que debieran movilizarse los eurodiputados demócratas españoles–, el Tribunal belga tiene ya escrito el rechazo a las entregas de Puigdemont y Comín tras la sentencia firme denegando la de Lluís Puig. Todo perdido para España.

Las razones del rechazo han sido argumentos intencionadamente contrarios a la legalidad de la aplicación de la Decisión Marco (2002/584) que rige la euroorden. No encuentran delito paralelo en Bélgica, como si allí fuera legal la independencia de Flandes; o se esconden tras la mentira del «riesgo de vulneración de la presunción de inocencia» o de violación de derechos fundamentales en España. Se crecen negando competencia al TS para juzgar los graves delitos acaecidos en Cataluña y disponen de nuestra soberanía asignando la competencia al Tribunal Superior de Cataluña.

No ha sido nada nuevo, pues forma parte de una actitud deliberada y constante de los tribunales belgas, en especial flamencos, durante la vida democrática española desde 1978. Así sucedió con los terroristas de ETA –siempre protegidos su vida y negocios de tráfico de armas en Bélgica– y ahora con los que promovieron la ilegal independencia de Cataluña desde las instituciones catalanas y malversaron caudales públicos. No es casual que quienes quisieron derogar la Constitución y su propio Estatuto de Autonomía escogieran jueces flamencos para sus procesos de entrega en Bélgica.

VER ARTÍCULO COMPLETO

¿Le gustó este contenido? Compártalo en sus redes...