Diplomacias paralelas, malversación y fracaso exterior

Artículo de Araceli Mangas Martín en El Mundo, 25/06/2021

El Tribunal de Cuentas reclama millones de euros a decenas de dirigentes políticos (como A. Mas, C. Puigdemont, varios exconsejeros), y altos responsables de la administración autonómica por las irregularidades cometidas por Diplocat y las delegaciones catalanas en el exterior. No fueron actividades de representación en su marco competencial y constitucional sino para promocionar la independencia de Cataluña con pagos injustificados y desproporcionados en una actividad ilegal. Con ello se originaron cuantiosos daños en el gasto público que ahora deben dilucidarse por el órgano constitucional de fiscalización del dinero público. Si se confirmara esas responsabilidades en el desvío de fondos públicos, puede obligarles personalmente (con su patrimonio e ingresos) a resarcir al Estado por valor de varias decenas de millones de euros.

Era bien evidente la sobreabundancia de recursos de los que disponía la actuación exterior catalana frente a las limitaciones y escaseces seculares del Ministerio español de Asuntos Exteriores. En Cataluña se desvían todavía cantidades millonarias de ámbitos internos de interés de los todos los catalanes (sanidad, educación, transportes, ayudas sociales…) para engrosar la ensoñación de los políticos independentistas y vender un relato favorable en el exterior.

Para ello pagan sin límites a prensa extranjera, a decenas de consultoras y agencias de comunicación extranjeras, activistas mercenarios de comités internacionales, etc. Hasta un ministro de Asuntos Exteriores, entonces Josep Borrell, se lamentó de estar muy limitado para defender la política exterior de España: “Ya me gustaría a mí tener los medios y recursos que tiene Diplocat” (18.09.2018).

VER ARTÍCULO COMPLETO

¿Le gustó este contenido? Compártalo en sus redes...