POSICIONES 15 

Nueva legislatura, nuevo ciclo político: Por la reforma y el pacto.

Hace cuatro años, España se hallaba en una encrucijada de la que no parecía encontrar salida. La crisis económica había devenido en crisis social y política, y el país se precipitaba hacia un escenario que sería definido por muchos como de “tormenta perfecta”.

Sobre el trasfondo de un rescate inminente, y a pesar de haber conseguido la mayoría absoluta en las elecciones del 2011, el nuevo gobierno del PP se enfrentaba también a una crisis de credibilidad en las instituciones y de desconfianza creciente hacia toda la clase política.

Las inevitables medidas de ajuste, por su parte, acentuaron la brecha social y comenzó a hablarse ya abiertamente de “crisis de régimen” para referirse a la necesidad de regenerar las instituciones mediante una revisión profunda del orden de convivencia del que nos habíamos dotado desde 1978. La sensación de ausencia de futuro era palpable por doquier, y crecía la indignación y la desesperanza.

Cuatro años después, ya no sirve este diagnóstico fatalista y en bastantes planos de la realidad —con la gravísima excepción del secesionismo catalán— se atisban nuevas pautas de cambio hacia algo mejor. Un nuevo ciclo político que exigirá pactos y reformas en profundidad se abre ante España.