POSICIONES 23 

Pacto por la educación para España.

El sistema educativo español esmanifiestamente mejorable. En cuatro decenios, se ha conseguido cumplir el mandato del artículo 27 de la Constitución Española que proclama el derecho de todos a la educación. Las dos primeras leyes de educación de la democracia, la LODE y la LOGSE, garantizaron la escolarización, primero hasta los catorce y luego hasta los dieciséis años.

Los logros son encomiables si se tiene en cuenta que la educación se ha universalizado en un período de tiempo relativamente breve. Aun así, es una realidad que España no obtiene buenos resultados en las evaluaciones europeas sobre la educación y que el presupuesto destinado al sistema educativo es escaso comparado con la media europea.

La idea repetida en los programas de todos los partidos políticos de que la educación es fundamental para el futuro del país no parece luego formar parte de las creencias que inspiran las políticas públicas. Por limitarnos a una comparación interna, el sistema educativo español queda lejos del sistema sanitario, cuya eficacia y exigencia son ampliamente reconocidas y elogiadas por los países de nuestro entorno.

Lo conseguido hasta ahora, por tanto, no debe llevar a la autocomplacencia ni a dejar de ver las deficiencias que aún exhibe la educación entre nosotros. Si en cuanto a la cantidad podemos estar orgullosos de haber universalizado la educación, hay que reconocer que su calidad está muy lejos de ser satisfactoria.