CUADERNOS 4 

Regular en tiempos de crisis.

Uno de los proyectos de reestructuración administrativa más importantes que ha puesto en circulación el Gobierno es el relativo a la creación de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia, actualmente en tramitación como Anteproyecto de Ley. El objetivo de esta norma, según declara su preámbulo, es agrupar “las funciones relativas al correcto funcionamiento de los mercados y sectores supervisados por la Comisión Nacional de la Energía, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, la Comisión Nacional de la Competencia, el Comité de Regulación Ferroviaria, la Comisión Nacional del Sector Postal, la Comisión Nacional del Juego, la Comisión de Regulación Económica Aeroportuaria y al Consejo Estatal de Medios Audiovisuales”.

La operación de reforma se justifica, en el Anteproyecto, en la economía de escala que se conseguirá con la refundición de organismos, que se espera que permita una sustancial reducción del número de consejeros y directivos, y utilizar en común el personal con funciones meramente burocráticas. También se invoca la mayor independencia de que disfrutará el nuevo organismo y, no en último lugar, la mayor eficiencia y racionalidad de su trabajo. Se aduce que la reforma evitará las contradicciones que se han venido observando en los informes y decisiones de unos organismos en relación con los demás y, en no menor grado, las interferencias y efectos no deseados que las resoluciones de las Comisiones que se van a agrupar producen en sectores sometidos a la supervisión de otras distintas.

DESCARGAR
DESCARGAR