Santiago Muñoz Machado: Vísperas del reencuentro

El Mundo

Siempre ha ocurrido lo mismo desde hace no sé cuantos años. No entiendo tanta estupefacción. Además, esta vez, era más fácil de predecir que sucedería porque los preparativos han sido insolentes y la debilidad de la contraparte mayor que nunca. Estas vísperas catalanas no son como las sicilianas del 30 de marzo de 1282, pero en algo se parecen: no hay levantamiento súbito e inesperado del pueblo, como en aquella ocasión y, crucemos los dedos, no habrá víctimas mortales; pero la revuelta la han venido preparando, con cargo al erario público, unos cuantos y el objetivo es poner por delante al pueblo llano para sustituir a la Monarquía a base de algaradas y derribar el régimen constitucional vigente.